miércoles, 16 de diciembre de 2009

29-COMENTARIOS DE MAESTROS A CERCA DE JESÚS

EL YOGA DE JESÚS, COMENTARIO DE PARAMAHAMSA YOGANANDA.



La continuidad de la palabra de Dios a través de sus avatares quedó bellamente simbolizada por el intercambio espiritual que se produjo entre Jesús y los magos (sabios) de Oriente –procedentes de la India– que acudieron a honrarle en ocasión de su nacimiento. Existe en la India un sólido legado tradicional, compuesto por conocidos relatos que figuran en manuscritos antiguos, según el cual los magos orientales que viajaron a Belén para ver al niño Jesús eran, en realidad, grandes sabios indios. Y, según diversas informaciones, Jesús les devolvió la visita tiempo después. Durante los años de su vida sobre los cuales no se tiene ninguna información viajó a la India, recorriendo muy probablemente la transitada ruta comercial que unía el Mediterráneo con dicho país y China.

En el Nuevo Testamento la cortina del silencio desciende sobre la vida de Jesús después de los doce años y no vuelve a alzarse hasta dieciocho años más tarde, cuando recibe el bautismo de Juan y comienza a predicar ante las multitudes. Únicamente se nos dice: «Jesús crecía en sabiduría, en estatura y en gracia ante Dios y ante los hombres» (Lucas 2:52).

Sin embargo, existen relatos notables acerca de Jesús, pero no en su país de origen, sino más hacia Oriente, en aquellos lugares donde pasó la mayor parte del período sobre el cual se carece de datos. Ocultos en un remoto monasterio tibetano se encuentran documentos de incalculable valor que hacen referencia a un tal San Issa, proveniente de Israel, «en quien se hallaba manifestada el alma del universo» y que desde los catorce a los veintiocho años permaneció en la India y zonas de la cordillera del Himalaya, entre santos, monjes y sabios. Predicó su mensaje por toda la región y luego, con el propósito de enseñar, retornó a su tierra natal, donde fue cruelmente maltratado, condenado a muerte y crucificado.
Paramahamsa Yogananda.


COMENTARIO DE SRILA BHAKTIVEDANTA SWAMI PRABHUPADA



Si uno ama a Krsna, debe amar al Señor Jesucristo también. Y si uno ama perfectamente a Jesús, debe amar a Krsna también.
Si él dice “¿Por qué dar mi amor a Krsna?; si yo amo a Jesús”, él no tiene conocimiento. Y si él dice “¿Por qué le daré mi amor a Jesús?; si yo amo a Krsna, tampoco tiene conocimiento. Si uno entiende a Krsna, entonces entendera a Jesús. Y si uno entiende a Jesús, entenderá a Krsna también.

(Srila Prabhupada – en una conversación con Allen Ginsberg, Mayo 12,1969)


Como el Señor Jesucristo dijo, debemos odiar el pecado, no al pecador. Esta es una muy acertada declaración, por que el pecador está controlado por la ilusión. El está loco. Si nosotros lo odiamos, ¿cómo podremos ayudarlo?
Por lo tanto aquellos devotos avanzados, quienes son verdaderos sirvientes del Señor, no odian a nadie.
Cuando el Señor Jesucristo estaba siendo crucificado, el dijo: “Dios mío, perdónalos porque no saben lo que hacen”. Esta es la actitud propia de un devoto avanzado. El entiende que las almas condicionadas no deben ser odiadas, porque ellas han enloquecido a causa de su materialismo.
En este movimiento para la conciencia de Krsna no hay ninguna duda acerca de odiar a alguien. Todos son bienvenidos para cantar Hare Krsna, tomar Krsna prasadam, escuchar la filosofía del Bhagavat-gita, y tratar de rectificar su condicionada vida material.
Esta es la esencia del programa de la Conciencia de Krsna.

(Camino a la perfección – Capitulo 3: Aprendiendo a ver a Dios)


Cristiano, musulmán, hindú - no importa. Si simplemente habla en nombre de Dios, es un guru.
Tomemos por ejemplo al Señor Jesucristo. El trataba de convertir a la gente, diciendo: “Solo traten de amar a Dios”. Cualquiera, no importa que sea hindú, musulmán o cristiano, es un guru, si convence a la gente de que ame a Dios. Esa es la prueba. El guru nunca dice: “Yo soy Dios” o “Yo te volveée Dios”. El verdadero guru dice: “Yo soy sirviente de Dios, y a ti también te volveré sirviente de Dios”. No importa como el guru se vista. Caitanya Mahaprabhu dijo: ”Quienquiera que pueda impartir conocimiento acerca de Krsna, es un maestro espiritual". Un maestro espiritual genuino tan solo trata de hacer que la gente se vuelva devota de Krsna (Dios). Él no tiene ninguna otra misión.

(Ciencia de la realización – Capitulo 2: Eligiendo a un maestro espiritual)

El Señor Jesucristo dijo, “Mi Señor, santificado sea tu nombre".
El quería glorificar el nombre del Señor. Y alguna gente dice que Dios no tiene nombre. ¿Cómo? Si el Señor Jesucristo dijo: “Santificado sea tu nombre”, debe de haber un nombre. El nombre está ahí, pero él no lo pronunció porque la gente en ese tiempo no era capaz de entender, o tal vez por alguna otra razón, pero él dijo que había un nombre.
Ahora nosotros estamos haciendo esta propaganda, Movimiento para la Conciencia de Krsna “El santificado por su nombre. Mi querido Señor Krsna, la Suprema personalidad de Dios, deja que Tu nombre sea glorificado”. Este es nuestro movimiento. Esto no es una secta.


A. C. Bhaktivedanta Swami Prabhupada

(Lectura del Bhagavat-Gita 3.27 Melbourne Junio 27,1974)
(Tomado de Isvara org.com)



COMENTARIO DE MAHATMA GANDHI.



“Jesús ocupa en mi corazón el lugar de un gran maestro de la humanidad que ha influido considerablemente en mi vida. Yo digo a los hindúes que su vida será imperfecta, si no estudian con reverencia la doctrina de Jesús.



Hay sobre todo un texto que me ha captado de un modo especial: “Buscad primero el Reino de Dios y su justicia, y todo lo demás se os dará por añadidura”.

Mahatma Gandhi





COMENTARIO DEL DR. AYURVEDACARYA DEEPAK CHOPRA.




¿Podemos llevar a Jesús a ser un gurú, un rabino del Ganges?

Eso es ciertamente tentador, ya que el conocimiento más detallado acerca de la transformación interior proviene de la India y es anterior a Jesús por miles de años.

Algunos investigadores han rastreado los vínculos entre el pensamiento de Jesús y la tradición védica, y hay mucha especulación de que podría haber visitado la India o entrar en contacto con los comerciantes de allí.)

Pero sería injusto "Oreintalizar" Jesús de esta manera. Las en señanzas de Jesús sobre la vida interior siguen siendo vagas. Los escritores de los evangelios dejan enormes brechas en este ámbito, y gracias a ellos y los primeros Padres de la Iglesia, el cristianismo pasó a subrayar la adoración en la auto-transformación, la oración sobre la meditación, y la fe en el crecimiento interno.

Deepak Chopra.







COMENTARIO DEL MAESTRO BUDISTA: DALAI LAMA


En resumen todo lo que hemos discutido, siento que hay una convergencia tremenda y un potencial de enriquecimiento mutuo a través del diálogo entre las tradiciones budistas y cristianas, especialmente en las áreas de la ética y la práctica espiritual, tales como las prácticas de la compasión, el amor, la meditación, y la mejora de la tolerancia. Y creo que este diálogo podría ir muy lejos y llegar a un profundo nivel de comprensión.


Pero cuando se trata de un diálogo filosófico o metafísico que siento que es donde se debe establecer las diferencias. En la cosmovisión budista todo se basa en un punto de vista filosófico en el que la idea central es el principio de interdependencia, cómo todas las cosas y los acontecimientos vienen a ser como un mero resultado de las interacciones entre las causas y condiciones.


Dentro de esta cosmovisión filosófica es casi imposible tener ningún espacio para una atemporal, la verdad eterna y absoluta. Tampoco es posible para acomodar el concepto de una creación divina. Del mismo modo, para un cristiano que en toda su cosmovisión metafísica se basa en la creencia en la creación y un Creador divino, la idea de que todas las cosas y los acontecimientos se derivan de la mera interacción entre las causas y condiciones no tiene cabida dentro de esa visión del mundo. Así, en el ámbito de la metafísica se convierte en un problema en un momento determinado, y las dos tradiciones se convierten en divergentes. (81-82).

Dalai Lama .